martes, 31 de julio de 2007

What's in a name?

En el blog de Enrisco hay una movida de opiniones muy interesantes, en torno a lo que él llama la Biblioteca Básica del Gusano, BBG de ahora en adelante.

Son esos libros que sin ser contrarrevolucionarios en el sentido del restaurant Versailles, nos enseñan a ver las cosas desde otra esquina.

Ver las cosas desde otra esquina, con ayuda de un libro o sin ella, nos puede colgar muy fácilmente el cartelito de gusano.

Ya sabemos que lo que pasa en Cuba no es que hayan libros prohibidos, Dios nos libre. Como dice Eliades Acosta, es un problema de presupuesto. ¿Con qué cara vamos a comprar libros de Orwell si no hay medicinas para los niños en los hospitales?

Bullshit.

Hay diferentes niveles de gusanería. El que clasifique como gusano para el del CDR puede que no lo sea en el Núcleo del Partido en el Polo Científico.
¿Cómo sabemos que estamos frente a un gusano? ¿El que se lee tal o más cual libro? ¿El que no va a votar en la elecciones del Popular Power, o se queda en la casa y no va a la Plaza?

¿Es cierto que si el protestón es poco dado a la cultura es gusano, y si es intelectual es un desafecto?

Another bullshit.

Más difícil y divertido es clasificar a un revolucionario.
Hay más pasiones involucradas, me temo, pero me gustaría que alguien me lo clasificara.

Pregunta de examen:

¿Qué es un revolucionario?
Argumente sus respuesta.

No, serio. Sin teque.
¿Quién puede darme el concepto de ser revolucionario en Cuba?



En la foto, de autor para mí desconocido,niños partidarios de Hezbollah participan en un desfile militar.
¿Qué leerán ellos?


Y para colmo, un dibujete.




3 comentarios:

jose varela dijo...

Ese, ese es el que llega al ovulo!!!

Ivis dijo...

Me encanta tu manera de escribir.
Tú ríete de los peces de colores, si al final todo no es más que un gran chiste.

Anónimo dijo...

Un revolucionario en Cuba es alguien que vive en la calle, porque la calle es para los revolucionarios, Ramón Fdez-Larrea