miércoles, 16 de mayo de 2007

Siempre se rompe un huevo

Anoche la periodista María Elvira tuvo la buena idea de llevar a su programa "Polos Opuestos" a dos periodistas de polos idem. El debate entre Fariñas y Luque fue como la última pelea de Oscar de la Hoya, pero con menos marketing.


¿Por qué mi decepción, si me divertí con Luque perdiendo la tabla y retando a Fariñas a "salir-pa-fuera-pa-la-calle"? Pues por eso, porque eran The three stooges en versión stereo-caribeña.

Cada respuesta era ninguneada por el contrincante, con caritas o perreticas de impaciencia verbal y perdiendo la oportunidad de dar buenos argumentos a un tema con tantos bemoles.

Luque me pareció bastante arrogante, de un absolutismo algo agresivo, y Fariñas un ingenuote con balcón a la calle.

Discusión matrimonial:

"-Tú nunca escuchas cuando te hablo."
"- Tú no me planchas las camisas."
"- ¿Qué mierda estás hablando? Con las borracheras que coges todos los días."
"- Y tú, peleando y peleando..."
"- Tú nunca escuchas cuando te hablo..."

Y así sucesivamente.

Eso fue el sainete de anoche, básicamente, dejando sin contestar correctamente o del todo preguntas sobre temas muy importantes de Cuba y Miami. Lo más gracioso es que yo no pienso que los dos sean unos "boniatos", como parece que le decían a Phillip Pérez the Rock en la CUJAE. Lo que pasa es que el gallinero televisado es justamente lo que somos los cubanos en la actualidad: divididos, intolerantes y muy creídos.

Y así, ni a la esquina.

En un remolino como el del 59, siempre hay daños colaterales. Siempre se jode un huevo en la cesta. Como dijo alguien, no sé si Titón, el guión cubano en la revolución del 59 era muy bueno. Lo malo fue la puesta en escena.

Pero anda ve y dile eso a los que repudiaron cuando el 80, o a los que botaron de sus centros de trabajo por decir lo que pensaban y lo que pensaban ellos no era lo que pensaba el Partido. Anda ve y dile a los que vieron su familia dividida por el jueguito político, a los que discriminaron y borraron de muchas maneras por pensar al revés que el Granma o no ir a un trabajo que no tenía nada de voluntario. Ve y diles eso.

No jodas.

Hay que ser muy valientes para reconocer errores graves, por prepotencia, por miedo, por ignorancia o por rencillas. Y esto va con todas las partes, de todas las orillas. Si Luque se niega obstinadamente a reconocer los logros de Cuba bajo Fidel, y Fariñas se me baja con esos números de que nadie es reprimido en la isla, bien arreglados estamos.

Ni Luque ni Fariñas fueron honestos. Y como casi siempre, a María Elvira se le fue el programa de las manos. Aunque no es jamón, me imagino. A su favor hay que decir que estuvo más contenida que de costumbre.

Así que las esperanzas de tener un diálogo (no reconciliación, no hay que apretar) entre cubanos son imposibles sin ligarlo todo a un culebrón con intercambio de acusaciones.

Y le ronca la malanga, la verdad.

(En la foto, Fidel comenta sus nuevos planes para levantar el país.)



La foto es de Google News. Al autor, desconocido, congratulaciones.

3 comentarios:

Fernando dijo...

La frase que yo le pondria a MI pegatina seria algo asi como:
GRACIAS A DIOS, SOY ATEO...
y que me demanden si quieren...por ateo o por bocon, da igual...

garrincha dijo...

amén

Ernesto Ignacio dijo...

también pienso, Garrix, que para creer en lo que haya que creer, no hay que andar dando por ahí una perreta que parece más el pretexto de la creencia, que el credo mismo. Pero, como dice otro amigo mío, para ateo, Dios.