jueves, 5 de julio de 2007

Desenfangando archivos

julio

Séptimo mes del año a partir del calendario juliano (46 a. de C.), julio era el quinto mes en el calendario republicano romano, en el cual se llamaba quintilis. El nombre actual se lo impuso Julio César, que había nacido en julio. El gobernante romano pertenecía a la familia Iulia y se decía descendiente de Venus y de Iulo (también llamado Ascanio), el hijo de Eneas.

¿Qué tal? Julio César era del carajo.

Pensé que les gustaría saber de dónde vino nuestro mes.

Aquí pongo, en plan sorbeto, la primera caricatura que hice para Rockstar magazine. Una idea vieja sobre viejos, pero fue una gozada, really.


Me alegra que tanta gente haya conectado con las leyendas cubanas. En uno de esos e-mails que recibí hay una historia de Karín Morejón.

¿Sabes? eso de «Casita griiis» me recordó que cuando era niña en mi escuela primaria en La Víbora, nos mandaron a hacer un trabajo sobre las personalidades que daban nombre a las escuelas del reparto. A mí la maestra me habló de la escuela Alberente y me di a la tarea de investigar. Por más que mi mamá me ayudó y me llevó a la biblioteca, nunca di con datos sobre esa persona. Motivo: todos los viboreños, incluso hoy, hablan de la escuela Alberente, nadie dice «Mi hijo estudia en la escuela Albert Einstein». Nos dimos cuenta porque fuimos a la biblioteca de Alberente a preguntar si ellos tenían datos.

La Lis me recordaba de su consabido encuentro con una auxiliar vigilante de la Lenin, que al pedirle el nombre para el reporte, recibió un desfachatado Alicia Alonso, sin excesivas consecuencias. Excepto un involuntario turno para el dentista.

Y Enrisco me recordó otras de las buenas, entre ellas, la de Ringo abusando de la linfangitis de una tal reina Isabel, sentado en las reales piernas mientras aporreaba la Ludwig. Todo esto lo hacía Ringo, no la queen. O de Ringo bañándose en una piscina de champán, o en una feroz
competencia tamborilera contra un legendario negro (que la leyenda, urbana y racista, despojaba de nombre) en medio de la cual una de las baquetas del narizón se partió y él siguió tocando con su anillo.

Holy shit, éramos felizmente provincianos. Un cuentico, una versión, un dislate nos avivaba la imaginación (desinformación + audacia, resume Enrisco) y nos hacíamos un lugar en el mundo.

Todavía me acuerdo de la vez que salieron los Beatles en Telecierre con Penny Lane. Hipnotismo I y II. O la vez que vide impresa en El Caimán Barbudo la foto de Santana. Recuerdo que usaron una del chicano cuando empezaba en San Francisco, flaco que no daba más y con cara de gato estreñido, que es la cara que los guitarristas ponen para darle más énfasis a una nota que dobló la esquina. Su mano derecha alzaba dos maracas, y como el artículo no era muy contundente en argumentar si el rock era malo y si fue robado a los negros (¿Os acordáis de "El rock. El mito y el grito"?) la gente, alguna gente, decía que lo que aguantaba en la foto era un suero de droga. Por nada, para seguir no sabían bien qué rima y hablar mal.

A favor de esta gente hay que decir que la foto no era muy buena. Pero una vez pregunté cómo se las iba a arreglar Santana para tocar con la zurda mientras en la derecha se tenía que disparar aquel pomazo de LSD. Nadie me pudo responder.

Recuerdo también que en el artículo mencionaban a Ian Gillan.

¡Ian Gillan! Yo estaba tan encandilado que ni me importaba que fuera tan difuso el texto. En mi cabeza había un "¡Wow! de neón flasheando sobre un "Coñój" imaginario.

Y no quiero hablar mucho del programa Now, que cuando les daba por bajarse con la Motown eran más negros que los wide receivers de Detroit. Pero sonaba Highway Star o Whole lotta love y el Universo se afinaba de nuevo.

Era muy cómico. El formato de aquel programa eran noticias sobre lo mala que estaba la cosa en Estados Unidos. A veces era una especie de Contrl- C, Control -V de la sección Tres del Domingo de JR) que las seudo dramatizaba un locutor entre canciones como las antes mencionadas.Y uno, flipando. El que no podía oír el programa a las 9:00 de la mañunga se lo podía echar a las 6:00 de la tarde. Frankestein, de Edgar Winter. Nunca se me olvida.

Sobre la anécdota prometida, le he pedido a Betán que me la cuente desde su procesador de texto, que no hay nada como las fuentes. En cuanto la mande la posteo.

Y hay más.

8 comentarios:

Ernesto Ignacio dijo...

Macho:
De todo el posteo, me sobrecoge una frase que yo pusiera para la historia , para que se recordara bien cómo fue el estado de ánimo de la "opinión pública" de Cuba en esta época. Tú dices: "Por nada, para seguir no sabían bien qué rima y hablar mal." Vista al derecho, esa frase resume muchas verdades de Cuba.
Y sobre historias de las que cuentas, hay una atribuida a cuanto director municipal de cultura se cuelgue (por supuesto que, entre todos, al que mejor le viene es al de cualquier municipio de Pinar del Río, y que conste que estoy casado con una pinareña de nacimiento) que narra el día en que la Camerata "Brindis de Salas" iba a actuar en sea cual fuere el territorio donde el narrador jure que ocurrió la anécdota; a lo que el susodicho director responde firmemente que "ah, no; lo de la caminata está bien, pero que de dónde íbamos a sacar la bebida para ofrecer un brindis en la sala de la Casa de la Cultura, caballeros". Todo el que te cuenta esta historia, te la da por cierta y con testigos.
Ahora, una que es real y absoluta, me la facilitó mi jefe, el trovador Lázaro García. Hubo una época (y de hecho, sigue sucediendo, pero en menor medida) en que cuando alguien se iba del país (o era extranjero o no se sabía quién había escrito la obra) y sus canciones se seguían radiando en voces de otras gentes, le encasquetaban el famoso "Derechos Reservados, DR" al crédito de autor. Pues bien, cierto día, un locutor de una emisora cienfueguera, en pleno éxtasis anuncia: "Y ahora escucharemos a continuación "A la loma de Belén, Doctor"
Es de antología.
Oh, my God; o a lo cubano: Oh, Margot.
Un abrazo,

Ernest

Fernando dijo...

The madre...que recuerdossss!!!
y podriamos seguir con el famoso:
Bienvenida Felipita Rodriguez famosa poeta donde las haigaaa...
Flaco podrias refrescar la de la nague y la mandataria Hindu...imperdible!!
Todavia me estoy riendo con la Campana del Ayuntamiento...una joya.
Aun recuerdo la caza de ondas hertzianas para poder oir a "grenfunk" o por el estilo, o cuando el flaco dienton del Caiman armaba unas "audiciones" de alguno que otro grupo clasico de rock en el Mella. Todavia lo recuerdo, el teatro lleno hasta arriba del telon, se paraba un zanaco a hablar del grupo(aquella vez fue Emerson Lake & Palmer)y la gente mandandolo a callar para que pusiera la musica...el queso musical era tan grande que hasta habian parejas Bailando!!!y como a la 3ra cancion la "audicion" se convertia en una guerrita entre los fan de Deep Purple en contra de los de Led Zeppelin a ver quien gritaba mas(rivalidades eternas no se si solo en Cuba que todo ocurre 20 annos despues). Que radio satelital, ni Ipod, ni MP3 ni FM's, aquello si era curtura de la guena...cagontó...
Salud, Salud Salud...
Fulge...sorry,
Coño ya fui dos veces al Versalles y se me pego la despedida.
Abur
Fernando

Anónimo dijo...

De las frases y desaciertos famosos hay muchas. Esta es personal. A los profesores se les obligaba a ir semanalmente a reuniones de preparacion de clases. una tarde falto una de las maestras mas cumplidoras, y uno de sus compañeros me dijo: "Profesora, fulana no puede venir porque se le ha hecho una llaga en la boca por problemas con la prostata" en lugar de "por problemas con la protesis". Ni que decir que luego todo el mundo le pedia a la pobre mujer que abriera la boca para poder verle la prostata o peor aun que que habia hecho con el marido que le habia dejado la prostata en la boca. Otra famosa: Una de las empleadas de la Escuela de Idiomas Abraham Lincoln, en el Vedado, en su afan de querer explicar lo mal que habia estado por un dolor de cabeza dijo que le "tuvieron que poner un Abreu Fontan en vena" en vez de un Avofortan. Para los no habaneros el Abreu Fontan era un Circulo Social de la playa de Marianao. Al mismo personaje se le atribuye que al relatar sus años de empleada domestica en una casa acomodada, tenia que todos los sabados limpiar "la vagina de plata" de la casa.

Anónimo dijo...

hurgando en el baul de los recuerdos, encontre ésta que me contó un jefe de catedra del ITM; En los primeros años (67 o 70), los prefesores preparados no abundaban, y este jefe de catedra le estaba haciendo una inspeccion a una clase de fisica que impartia uno de sus subordinados que venia de la escuela de cadetes de Managua; en su exposicion, el docente le dice a sus alumnos que el agua hervia a los 90 grados; el jefe, alarmado, lo llama aparte en el receso y le dice que se confundio con el angulo recto y que el agua es la que hierve a los 100 grados; ni corto ni perezoso el profesor empieza el segundo turno, aclarando que el agua hierve a los 100 grados y que el que hierve a los 90 grados es el angulo recto.
Coincido con Roberto Cantoral (La Barca) en que la distancia no es el olvido (sino reflexion, en lo que tal vez coincidiera Moises cuando bajó del Sinai).

Adriana dijo...

Al de la pistolita: que se corra un poco para alante o para atrás, away from the macetica, no vaya a ser que un accidente lo deje fuera de la repartidera de inmortalidad.

Garrincha dijo...

oookey.

Adriana dijo...

Es que me tiene nerviosa.

Junior dijo...

Jajaja que buen articulo, me acuerdo del programa NOW como si fuera hoy, si mal no recuerdo salia al aire a las 9 de la mañana, en esos momentos estaba becado en Ceiba 6 e ibamos al campo en la mañana, alguien tenia un radio de pilas y aquello era la vida misma!!!, en el medio del sembrado o del campo de platanos oyendo a Deep Purple, ni hablar en las noches cuando salia al aire el programa Beaker Street de KAAY con el tema Pigs de Pink Floyd!! que tiempos!!!. QUE RICO ERA SER DIVERSIONISTA IDEOLOGICO!!!