viernes, 11 de mayo de 2007

Batiendo el cobre


(Mi último posteo en www.cartonclub.com.mx.
Pensé que valía la pena. Cliqueen en la imagen, pues.)


Mi último posteo en www.cartonclub.com.mx es, como veis, sobre el sexo y sus clichés.
El dinero hace girar el mundo. El sexo hace que todo el mundo dé su vueltecita, aunque sea en rosca a la izquierda.
Esto me trae a la mente una curiosidad de estilo editorial. Yo colaboro más o menos regularmente con una revista que tiene el urbanísimo nombre de "Rockstar magazine", pero que trata el tema de la música como Felipe Pérez Roque trata el tema de Hilda Molina. Muy por arribita.
La revista exhibe mucha carne gracias a unas fotos de voluntariosas modelos sin dinero para comprarse ropa. Buenas muchachas que optaron por fotografiarse desvestidas y así poder hacer un llamado al mundo acerca de su precaria necesidad en lencería. Es una campaña que hay que respetar.
Con tanta anatomía explícita, es llamativa la decisión de los editores de la revista de pedirnos a los caricaturistas, de abstenernos de dibujar el órgano sexual masculino. Quizá los camioneros que leen Rockstar se sienten turbados por la cabia caricaturizada y luego no se concentran en la carretera.
Esto es una especulación muy zoquete, claro está. Al menos mis dotes de aberradito tienen un espacio dibujable, que además, pagan. Pero no deja de ser curioso el capricho.
Yo que tenía pensado resucitar un viejo dibujo hecho para la revista Chocarreros en el siglo pasado. En dicho cartoon, una adúltera voluptuosa (si no es voluptuosa nadie mira el dibujo) yace en la cama asustada, mientras el consabido calvo y algo mayor marido llega del trabajo en consabido traje y maleta ejecutiva, abre el closet donde se esconde el consabido amante. El amante no es sino un pene monstruoso que apenas cabe en el closet.
Con amantes así, los calvos lo tenemos muy mal.
Así que recreación erótica de ese corte nunca verá la luz, por ser un atentado a la Federación de Mujeres Cubanas, supongo.
Y eso sí que no se puede admitir.
Por lo demás, seguimos batiendo el cobre, gracias a Deus.

2 comentarios:

octavio diaz dijo...

Saludos de Melbourne Beach, Florida.
Jeff Parker me mando la direccion a su blog.
Muy interesantes los dibujos y las observaciones. Cuando llego de Cuba?

http://octaviodiaz.blogspot.com/
octavio311@hotmail.com

Ernesto Ignacio dijo...

Garrix:
La caricatura de la cerradura y la llavecita, me recuerda una anécdota exquisita de un decimista cienfueguero llamado Luis Gómez. El viejo (quees un jodedor de primera) cuenta que una vez empezó a cortejar a una muchacha, en sus tiempos mozos (o mohosos, como prefieras) y que ella se hacía la muy recatada y la melindrosa, etc; hasta que al fin consiguió llevarse el gato al agua y tuvo la oportunidad de conseguir "la cosa en sí". Cuenta el viejo que él esperaba que aquello fuera todo un desvirgo, si tenemos en cuenta tanta mojigatería por parte de la pretendida... pero que al final resultó ser una fiera; y que la sensación que le dio fue (según sus palabras) como mismo se siente una cuchara en un jarro.
Me parece que esta es la idea de tu caricatura. Y me recuerda también otra tuya, buenísima y del siglo pasado, que se ve una especie de ring de boxeo, con dos bandos, una mujer y un hombre, desvistiéndose, a punta para la "pelea", pero en vez de ser un ring es una cama.
Un abrazo

Tu fan, el Erne