lunes, 8 de marzo de 2010

La batalla


Muchas veces, demasiadas veces, la voz oficial del cayo trata últimamente de defenderse a como dé lugar.

Y desde luego que todavía le funciona como anestésico colectivo con la inmensa mayoría, ese gran pelotón bovino que no sabe de otra cosa que lo que le suelta el Abuelita.

Pero la verdad es que ... están jodidos. No sé si por arrogantes o por socotrocos.

La salida pueblerina de tratar de virar la tortilla y cambiar de tema rebajando al otro, tan del viejito sangrón devenido en reflexionista apocalíptico, es seguida milimétricamente por los cibermilicianos y escribanos oficiales.

A mi modo de ver, eso es patético.

Allá ellos.

¿Qué pasaría si el sainete tropical tuviera lugar en una consulta de médico?

I mean, si el asunto fuera de salud. Salud nacional.

Digo yo.









5 comentarios:

A. dijo...

eso es fácil, dócto, no le de atención ninguna, y si el compañero doliente se muere entonces sí lo remitieron todos los mencionados (que son más o menos lo mismo), si no, no.

ya tú sabe... la muerte es contrarrevolucionaria. el partido es inmortal.

Garrincha dijo...

sepa usted que el partido, tan inmortal él, está tomando debida nota de su reflexión.

queda dicho.

aRRoz con pUnK dijo...

Genial Garrix!!!
Como siempre!
Un saludote!!!

Deya :) (por si hacen pase de lista)

JLSF dijo...

Mu bueno... lo que sigo sin entender es por qué se sigue viendo al grupo PRISA (prograda más grande no la vas a encontrar como no sea casa Roures) como un "aliado del imperio" si realmente no nada más procastro que PRISA y sus acólitos.

Garrincha dijo...

jlsf,
yo tampoco entiendo mucho eso, honestamente.
pero ya sabe, el d.o.r funciona por caminos insospechados.