martes, 19 de agosto de 2008

De la hierbas rumiadas


En el post anterior, (debajo de este, pardillos) puse un artículo escrito para EFE por José Luis Paniagua.

El texto tiene un par de imprecisiones sin importancia, pero pone en boca de caricaturistas cubanos algunas opiniones algo lapidarias.

Me tomé el trabajo de escribir las mías a riesgo de meter la pata o sonar parcializado. Tambié le reenvié el escrito a varios amigos y colegas por si querían opinar también.

Veamos.


Voy a empezar diciendo que escribir no es lo mío. Dibujar, y a duras penas.

Opinar, ya son otros veinte pesos. Y quiero meter la cuchareta en el posteo anterior, porque quiero pensar que Paniagua tuvo poco tiempo y espacio para elaborarlo, y dejó cosas colgadas de la brocha.

Para reportar hay que averiguar.

El artículo casi abre con una cita de un texto aparecido en Trabajadores, que lamenta la falta de difusión de la “caricatura de índole crítica enfilada a combatir de modo constructivo nuestras deficiencias internas”.

Ja.

Esta es la muela más recurrente cuando un periodista o un funcionario (no siempre se puede delimitar estas áreas) quiere pasar por crítico y profundo. Me recuerda aquellas densas reuniones en Palante donde nos pedían que no nos limitáramos en tratar cualquier tema, a sabiendas de que aquello era demagogia en tiempo de bolero, que en la concreta te metías en un rollo si te hacías el gracioso. Da una idea del doble rasero.

Es una jevita que te pinta monos y te suena una galleta si le pides el teléfono. Ah, los dibujantes de plantilla.


Paniagua nos dice que Palante depende del Comité Central (Santa Sede en lo adelante) tanto como Granma. Eso es cierto en lo editorial y administrativo, pero deja espacio para pensar que otras publicaciones no son igual de dependendientes.

Todas, dear Paniagua, dependen de la Santa Sede situada en la Plaza de la Revostrucción. Toditas todas en lo editorial, por lo menos. Y esa es la dependencia que importa a la corta.

ETIQUETAS FACILITAS

Hay un detalle que se ignora bastante a la hora de analizar el humor gráfico del cayo a partir de los años 70, aparte de la consabida incapacidad de las publicaciones de la Santa Sede para generar espacios de humorismo gráfico, y esto merece una sana aclaración para seguir en este análisis.

Cada vez que se habla de caricaturas, ( y el artículo de Paniagua no es menos en esta colada) se asume de facto que se trata de la caricatura editorial en la prensa plana. Y cada vez que se habla de caricatura editorial, se da por sentado que se habla de caricatura política.

Error. Y a este dislate nos sumamos muchas veces los artistas, por cansancio, comodidad o desinterés en poner las cosas en su sitio. La caricatura editorial es todo aquel dibujo sobre un tema de actualidad, que puede ir desde una noticia política a un escándalo de la farándula, y que se recoge en la prensa de cualquier formato y soporte. No siempre en la prensa plana.

De manera que demasiadas veces nos lamentamos de la poca salud del humor gráfico del cayo, cuando en realidad estamos señalando el horroroso estado de la caricatura editorial.

¿De qué otra manera se explica que mientras la mojigatería y el facilismo (Oh, god… si habré hecho bodrios complacientes…) campeaban como Peter por su house en los dibujos de prensa, los dibujantes cubanos ganaban premios en conocidos concursos internacionales?


Participar en concursos de humor gráfico ha sido la solución cuando no ha habido ni espacio ni voluntad institucional para divulgar una verdadera caricatura editorial, con crítica o sin ella.


Este fenómeno es típico no solo de Cuba, sino de todos aquellos países con escasas opciones de opinión ajenas al gobierno.

Paniagua no menciona (se le hubiera enmarañado el escrito) otra etiqueta en el humor gráfico cubano, y es la del humor costumbrista. En esta categoría caen desde el chiste de la croqueta de diez kilos hasta un tardío humor editorial, pues se toca un tema nacional, preferiblemente de actualidad y que a veces lleva una crítica por mensaje.

Y todos sabemos del techo de vidrio para ejercer la burla, cuándo jugar con la cadena sin despertar al mono.

El humor costumbrista siempre fue light, descafeinado por invisible decreto.

ESPECIAL

Ahora, cuando Paniagua escribe (citando a Ares) que “…se perdió una continuidad de gente que sabía hacer buen humor y se quedaron una mayoría de gente que utilizan códigos reiterativos, maneras de hacer que son fáciles y que no se meten en problemas con nadie” no solo se cuestiona la calidad de los artistas que quedaron, (lo cual es válido hacer notar, sin dudas) sino que se ignora el mecanismo simplón que hace que -por ejemplo- los pocos dibujantes emplantillados en Juventud Rebelde traduzcan qué quiere un editor, y eviten ser censurados diciendo justo lo que la Santa Sede quiere oír.

Y please, hacer una caricatura con mensaje polisémico, hermético, atemporal, elaborado y abarcador es difícil, loable y necesario. Pero dudo que tenga cabida en algún espacio editorial, y si eventualmente lo tuviera, el editor la planchaba. O la dejaba pasar a sabiendas de que ningún funcionario lo iba a llamar a pedir otra explicación que no fuera que no había entendido el chiste. Así de pedestre es la gran prensa everywhere.

Esto de complacer siempre a los intermediarios de la Santa Sede es una cuestionable práctica, sin dudas, pero es el día a día desde hace rato.

Yo digo que problema de muchos, consuelo de bobos. No estoy diciendo que esté bien ni mucho menos.

Algo tan sobado como la guerra de Iraq debería generar, en un buen cariaturista, buenos trabajos. Cuando uno va por la caricatura # 50 sobre el tema, casi siempre hecha a la carrera o para ilustrar un texto ajeno que vaya con la Santa Sede... that's another ball game.

Claro, hay dibujantes que te hacen un bodrio lo mismo en el intento #1 que en el #14 que en el #50.

Pero, hey... cut some slack here. Usar el colectivo dedetero de los 80 como rasero para el resto de los caricaturistas es algo atractivo, pero injusto, cuando no inútil.

Nadie puede clonar el talento del Dedeté de los 80, pero ignorar las condiciones en las que se trabaja como dibujante de plantilla -por ejemplo again- en JR no es correcto tampoco.

¿Que hay maneras más imaginativas de generar dibujos para la Santa Sede? No hay dudas.

¿Que no todos los dibujantes tienen el tiempo, el talento o la voluntad de hacerlo? Es tristemente cierto. Pero hay que estar en una plantilla durante largo tiempo para saber hasta dónde la enajenación nos va enfangando las ganas de hacer algo decente. Llega un punto en que no nos importa nada.

Eso es fatal.

Pero es culpa de nosotros los caricaturistas. A lo major teníamos que habernos ido del periódico y haber sido consecuentes y sobrevivir como freelancers.

A lo major alguno quería o quiere volar debajo del radar.

ACLARACIONES ACLARATORIAS


Tengo que recordarle a Paniagua (y aquí es mi parte pedante) que Padroncito tuvo su serie Vampiros en el Dedeté, antes de que fueran de La Habana en el cine. Y la otra serie, aparte de Los Comejenes, era la de Los Piojos, no Los Piojitos, como pone el reportero. Eso suena sapingo y pico.

También hubiera sido sano haber aclarado que Kike Quiñones es un conocido actor, más famoso por su humor escénico que por sus dibujos, independientemente de que tenga opiniones sobre el tema gráfico.

A Lázaro Miranda(Laz) no debe haberle caído nada bien que Paniagua lo presentara como Lázaro Medina. A lo mejor el autor enmendó el error, pero me guío por el texto que recibí y que asumo sea el que salió publicado.

En fin, que ponerme diletante cuando fui parte de muchos de los problemas que se señalan en el texto, no es una posición muy valiente o muy cómoda.

Pero repito, conozco el paño. Hubiera preferido no ser juez y parte.

Al César lo que es del César. No puedo decir que los caricaturistas entrevistados por Paniagua hayan dicho solamente lo que aparece en el texto y que dejaran de mencionar otras causas o elementos, pero sí sé que el artículo las pasa por alto por las razones que sean.

Y ahí es que meto la cuchareta, esté bien o no.


Hasta ahora he recibido feedback de Laz, uno de los involucrados.

Pongo aquí fragmentos de sus reflexiones en un mail hecho a la carrera.

Laz lamenta que caigan en el mismo saco todos los dibujantes por igual, pero es de entender que para un caricaturista entrevistado es incómodo hacer un recuento de quién sirve y quién no sirve en el género, colegas con los que se va a tomar una cerveza después en San antonio de los Baños o en la... ¡aáargh!... UPEC.

gustavo,
cada vez que oigo o leo criterios de la caricatura o los caricaturistas actuales, me siento mal. todos nos acusan a todos de malos y panfleteros.
todos nos comparan con los caricaturistas del ddt de los ochenta, para decir que antes ellos lo hacian todo bien y nosotros ahora lo hacemos todo mal.

Y sigue:

yo estoy de acuerdo en que los que estamos ahora no llegamos a ser tan buenos como lo eran los de los ochenta, pero la realidad era otra.

ahora los hay que no se conforman con lo que estan haciendo y estan tratando de hacerlo bien o al menos con decencia.
si no lo logran es porque tal vez no tienen el talento suficiente, pero nadie reconoce ese esfuerzo.

ahora nadie ve nada bueno en lo que se hace.
parece que no lo hay.

de verdad que estoy un poco empingao ya del oír y leer la misma historia. uno esta haciendo su trabajo lo mejor que puede y no lo reconocen.
ahi tienes a la otra compañera diciendo que el ddt está muerto y ni sabía el nombre del tercer caricaturista que, según ella, estaba entre los únicos que sirven.


Ojo, otros lectores han tenido la amabilidad de opinar en los comentarios del posteo anterior.

No los repito aquí para no abarrotar el espacio, pero sus opiniones son válidas y pueden leerlas en el espacio de comentarios mencionado.

13 comentarios:

PapasxMalangas dijo...

Yo no se un comino de humor gráfico pero doy mi impresión como simple "consumidor". Lo que pienso es el lio no está en que los caricaturistas de los ´80s fueran muy buenos y los de ahora muy malos. Simplemente creo que eran épocas, condiciones de trabajo y formas de hacer distintas. Hay de todo en la "viña del señor" e imagino que ahora habrán muy buenos caricaturistas y otros no tanto pero creo que influye más la desidia y la apatía. No es fácil hacer un trabajo de calidad cuando tienes la bota justo en la cabeza dispuesta a aplastartela como te hagas el listo. Al final uno dice pues hago esto mismo y pal carajo, de todas formas me van a pagar igual...y se guarda el taleto para tiempos mejores. Esto último vale para cualquier esfera (self experience)

Saludos desde Madrid

A Cuban In London dijo...

Muy buen comentario, garri, bro. Y no sabias que eras de Palante, siempre me has parecido que tienes mas en comun con DDT, la cual fuera mi publicacion humoristica preferida (aunque compraba las dos, el uno me costaba 10 centavos, el otro 5). El caricaturista, al final del dia, se rige por una editorial, pero la editorial debe ser completamente independientemente de la Santa Sede (tu frase). Este es el cuadro comun aqui en GB y la razon por la que los dos periodicos que leo desde hace una decada son The Guardian y The Observer. Respeto ante todo, pero sin que falte la polémica y la audacia.

Bajé a los Floyd en el blog hoy (bueno, de hecho, solo a Gilmour) por si te interesa.

Sigue pa' alante camara' que como tu hay pocos (a los otros los mataron :-)!

Saludos desde Londres.

PapasxMalangas dijo...

Fe de errata:
taleto = talento
Donde dice: "Lo que pienso es el lio.."
Me jamé el "que"
Debí decir: "Lo que pienso es QUE el lio.."

Proceso de rectificación de errores jeje

PolO dijo...

Como lector-consumidor, veo al humor grafico como un producto; y es sabido que en Cuba la prioridad es la ideologia que sustenta al sistema, no la calidad que demanda el lector. Amen del viejo axioma: "Quien Paga Manda".
Y el panfleteo no solo medra tras la "muralla de guano", que aqui en USA tambien cuecen habas, desde The New York Times, hasta los vomitivos Greenpeace o Earth Magazine, vemos asomar las orejas peludas de editores-tiranuelos con sus brain-washing machines en full power mode.
Lo asombroso es que, en Cuba, dentro de esa camisa de fuerza, se produjo (produce ?) muchas veces humor del bueno.

garrincha dijo...

p x m,
ya lo dijiste.
hay de todo.
incluyendo editores imbéciles, caricaturistas buenos y caricaturistas pésimos.
everywhere.
y entendida la rectificación de errores y tendencias negativas.

cuban,
pues sí, fui de palante.
yo andaba vendiendo artesanía y postales cuando el período especial en el momento en el que al fin aprueban la plaza de dibujantes para mí y para laz.
en el 98 me fui para ddt con el lauzi y compañía.
btw, troooooonco de posteo en tu blog.
you rock!
(y te debo unas ilustres, que se me han enmarañado con el picapica)

polo,
básicamente en cuba se ha hecho, de hace unos cuantos años para acá, mal humor editorial, limitadito.
a lo que se refería ares es a que dentro de las limitaciones editoriales, todavía hay dibujantes con mucho facilismo.
algunos, no son todos.

piensa en estos términos, 5 la nota máx:

ilustración: 3.5
historietas humorísticas: 2
historietas dramáticas: 2
humor editorial: 2.5
humor internacional: 4.2
caricatura personal: 3.5
otras formas más sutiles y elaboradas de humor: 4.5

es solo mi opinión, tomando en cuenta la divulgación, cantidad de artistas con calidad, cantidad de artistas sin calidad, reconocimientos internacionales y premios, etc.

es algo arbitraria mi puntuación, pero da una idea de cómo pienso.

A Cuban In London dijo...

Oye, chama, no hay lio con las ilustraciones, yo sé que estas cogio con la pincha. Gracias por pasar por el blog.

Saludos desde Londres.

Lauzán dijo...

UNO DIBUJA COMO VIVE

Oh! los ochentas… los ochentas me caen como patada en el orto. La música, la ropita chea, la onda, los “ochenteros". Son vomitivos esos personajes que a estas alturas aún hablan de los 80´s como la superdécada del siglo XX. Y ojo, también en Chile, Argentina… Estoy con Laz cuando dice que ahora nadie ve lo bueno (o más o menos bueno) que se hace, pero discrepo del todo con “los que estamos ahora no llegamos a ser tan buenos como lo eran los de los ochenta”. Siendo que Laz es tan "ochentero" como "noventero" ¡y hasta "dosmilero"! En lo personal, el mejor time es el que se vive, eso de “todo tiempo pasado fue mejor” es pura paja de viejos melancólicos que no crean según los días que se viven.

En esos “ochenteros” años (en el humor gráfico cubano) los dibujantes también tenían que hacer panfletos "ochenteros" ¿o no recuerdan los panfletos de Ajubel, Manuel, René, Tomy ¡y hasta Carlucho y Ardión!? Sólo que en esos años, todos creíamos y apoyábamos al ser panfletario. “Oye asere que enpingao el dibujo del tío Sam cagando sobre el mundooo…¡te quedó enpingao!” Para mí el panfleto es panfleto, ya sea impresionantemente dibujado o chapuceramente correcto. Por lo menos y por desgracia, los dibujantes “ochenteros” podían tener la posibilidad de ser “premiados” (vía Sindical) con un refrigerador, un viaje a 9550 kilómetros de la isla, un Porky o un departamento de un “gusano traidor”. ¡¿Y las peleas por alcanzar tales premios!? Y así era en la música, la pintura, la agricultura y la construcción.

Cada caricatura (como el hombre que las hace) tiene su contexto histórico y moral. Muchas veces evité dibujar para la sección DDTema de JR por lo pesado de los temas que nos daban o por lo tarde que se me hacía dándole cabeza al temita de turno y no repetir el mismo panfleto, que casi siempre era el mismo temón del día, semana y mes anterior. Igual hice panfletos y no me quito lo bailado. Recuerdo el dibujo gigante que hicimos con Ares, Jape y Garrincha, (dos semanas antes de irme a Chile por un rato, que ya son 9 años) de la loba feroz, esa tipa de mierda que no recuerdo su nombre, frente a la oficina de intereses de los gringos en La Habana. ¡¡¡Cojones que bien la pasamos!!! La multitud protestante se nos venía encima y no alcanzamos a terminar las garras de la susodicha. Hoy lo haría again, sólo por tener al Malecón, la cal para pintar y reírme con los amigos, pero no dibujaría a la lobita, ¡a cualquiera que se lo merezca! Y lo haría clandestino, sin previa organización ni presión mediática.

Cuando logramos sacar nuevamente el NG la banda dedeté “noventero”, gracias a los recursos otorgados supuestamente por la Uneac, el mismísimo Abel Prieto nos informó que esa plata (esos recursos) se necesitaban para la campaña de Elián, ese niño que no utilizarían de panfleto después de su regreso, pobre chamaquito. El mismo Prieto en un “noventero” congreso habanero llamó de traidor a Tomás Sánchez (ese pintor “ochentero” que cubrió las paredes de la “Santa Sede” con sus gigantes paisajitos) cuando se quedó no sé dónde. ¿Abel, los Prietos, la Santa máquina, Elián… traicionaron al dedeté? De eso van a ser diez años y como ahora soy “dosmilero” me importan un comino las problemáticas “noventeras” y mucho menos la nostalgia “ochentera”.

El humor cubano (como en la música, la pintura, la agricultura y la construcción) tiene mucho de demagogia sobreviviente. El dedeté, Palante, Melaíto… debieron extinguirse en los 80´s, o por lo menos crear otros espacios, hoy sobreviven gracias a esa demagogia. Nacían dibujantes nuevos pero no publicaciones nuevas, alternativas a las ya existentes. “Felicidades, ya eres plantilla de nuestra publicación, súmate a lo hecho durante estos 30 años”. Nunca se pensó en otro espacio ni en otros dibujantes que pensaban diferente, generacionalmente hablando. Todos (nuevos y viejos, "ochenteros", "noventeros" y "dosmileros" condimentamos ese engranaje maquinista con el antiimperialismo ramplón de nuestras caricaturas, todos.

Creo que en la isla jamás se ha ejercido la verdadera profesión de caricaturista editorial por la eterna crisis editorial de las publicaciones al pensar que la CARICATURA es panfleto y que EDITORIAL significa política, política acorde a sus intereses. Aún así creo que son muy pajeros los que piensan que el humor cubano está en crisis, en crisis está el humor Pakistaní, Chino y Angoleño, en crisis están los que continúan censurando al humor (sea blanco, negro, político o jodedor; dibujado, teatral o televisivo) en crisis están los que continúan, estancados, comparando a los “ochenteros” con los “dosmileros”, al dedeté con Palante, a Melaíto con Zig-Zag. Al artículo de José Luis no le doy ni pan ni agua.

“La salvación está en crear” dijo Pepe, y lo dijo en los “ochenteros” años de 1800, ¡ahí sí que había crisis!

¡Salud!

Lauzán dijo...

¡Ño!
Metí tremenda muelaaa...
¡Azúcar pal central!

PapasxMalangas dijo...

Lauzan muy buena tu muelaaa. Yo en los 80 era un niño pero bien que recuerdo las caricaturas de Ronald Reagan, la carrera armamentista y la guerra de las galaxias...¿Quienes las hacían? No recuerdo, pero puedo presuponer que la mayoría.
Saludos desde Madrid

Rui dijo...

Yo siempre lo tuve claro que toda caricatura o historieta para ser publicada en Cuba tiene que pasar por los enviados de la Santa Sede. Punto. Todos aquellos ejemplos que se desviaron de esa línea, en contadas ocasiones, se debieron en gran medida a que los directores de las publicaciones lograban imponerse. Aun así la polémica siempre se instalaba. Me viene a la mente el dibujo de Ajubel que fue portada del Caimán Barbudo donde se veía al Papa corriendo y no se sabia si lo que dejaba atrás era una destrucción o una legión de seguidores. Urría - ¿se acuerdan del negro Urría? – me contó que cuando le mandaron ese número del Caimán para imprimir alguien de JR bajó al taller y le dijo que parara la edición. El negro, por supuesto, no le hizo caso con el argumento que si el director del Caimán no le decía nada pues el tenia que cumplir con su obligación. Los dibujantes cubanos hicieron cosas extraordinarias, pero siempre tuvieron que campear la censura. Y el periodo especial les hizo mucho daño.

varela blog dijo...

Hermano Garrincha;

Perdona lo tardio en comentar aqui y de paso no me he leido al Panaguado ese. Total. Me doy cuenta lo que quiso decir al leerlos a ustedes.

Nadie puede catalogar ninguna epoca en Cuba de buen a mala en caicaturas porque los caricaturistas que han existido en todas las epocas, para darse a concocer han tendio que publicar en publicaciones de esas epocas. Y las publicaciones son el reflejo de la epoca, no los cariaturistas.

DDT fue exquisito pero progubernamental--eso se entiende y no tiene discusion. Ahora, los caricaturistas de DDT, geniales.

Zig-Zag fue vulgar pero critico al gobierno del momento. Eso hace pensar que sus caricaturistas fueron mejores que los de DDT, mejores humoristas, mas originales?

Na.

Miralo en la caricatura retratista:
A Massager los ensalsan pero se codeo con la High Class. Pudo pintar a reyes, primeros ministros y presidentes.

David-tan bueno como Massager-termino pintando a los jefazos de la dictadura castrista.

Cada uno fue moldeado por el entorno y la necesidad, no su genialidad interna. Pero no pintaron en las aceras ni en cuevas sino las publicaciones de su epoca.

Si DaVinci no hubiera tenido que pintar para vivir y aceptar ser huesped del Vaticano con manjar y vino incluido a lo mejor nunca hubiera querido meterle mano a la capilla sixtina y hubiera sacado diez retratos mas como la Monalisa... o mejores. Que la capilla le haya quedado buena es otro problema...

El facilismo tambie se da en el sistema capitalista si estas en periodicos comprometidos con intereses economicos y guettos poderosos(judio, italiano, cubano, ruso). No puedes criticar al hijo de un banquero que resulto ser contrabandista porque el banquero paga tres paginas del diario que te paga a ti tu salario.

Cuando a Ajubel le permitieron la caricatura de Fidel en la portada de DDT en aquello de la politica de rectificacion de errores es lo mismo que cuando me permitieron una carictura a mi cuando murio el Papa. Gloriosa. Nunca antes pude publicar chistes sobre Papa en Miami (sobre su posicion sobre el aborto, las bodas gays) como hacian los caricaturistas norteamericanos. Era la linea editorial del Nuevo Herald. Nunca pude meterme con la mafia rusa de Miami. Nunca pude tocar ciertos personajes que tenian intereses con el periodico Herald. Una vez cuando fastidie con Emilio y Gloria Estefan llamaron a Dave Lawrence (cuando aquello el publisher) y mi director me pregunto si tenia algo personal contra ellos. Por supuesto que no. Ellos eran los que tenian algo personal conmigo: hacian ridiculeces dignas de caricaturizar.

Todo aquel que con un garabato pone a pensar, a reir o a llorar a otro ser humano es digno de admirarse. Todos, exactamente todos los caricaturistas cubanos hemos sido victimas de los sistemas, las querellas y las bajas pasiones de quienes nos han gobernado siempre. Y por ende, las publicaciones adoptan posiciones y alianzas o son reflejo de ello.

Quizas el caricaturista sea al artista grafico menos apreciado por las mismas publicaciones. Porque todo el mundo sabe garabatear pero pocos saben comprender los garabatos. Ya algunos hasta se ofenden.

Abrazos,
Varela

varela blog dijo...

rectifico lo de da vinci y la sixtina creo que fue miguel angel y da vinci le dio el codigo para hacerla. algo asi. pero ninguno d elos dos trabajo en DDT.

Eufrates del Valle dijo...

He parendido mucho de todo este debate que has generado, estimado Garrincha.

La unica duda que tengo ahora con respecto a la caricatura es esta:

tu no mudaste tu blog para wordpress or something like that? por ahi buscaba y mira donde te encuentro... en blogspot de nuevo.

Bueno, te "actualizo" de nuevo para ayer en blogspot. Cualquier cambio me avisas.

No puedo juzgar el humor que se ha hecho en las ultimas dos decadas en Cuba. El poco que he visto hasta lo he olvidado. No coincido con Lauzan con respecto a los ochenta. Fueron anos muy explosivos artisticamente en Cuba, siempre que no tocaras a la santa sede. Pero, en epocas, la santa sede se hizo de la vista gorda para amortiguar el escandalo mundial que habia dejado la embajada del peru y el exodo del mariel. Una vista gorda cosmetica que aprovecharon los humoristas, influidos -y esperanzados- por la perestroika.