jueves, 19 de junio de 2008

Un banano en la lejanía.


Humberto Manduley me mandó ayer un email compartido, con la noticia de muerte del Plátano. Decía textualmente:

bueno, disculpen ser portador de malas noticias, pero no sé si ya saben que El Plátano (fotógrafo) falleció el fin de semana pasado en su casa. lo hallaron muerto, así que fue imposible precisar la fecha exacta del deceso. para quienes lo conocieron, o se relacionaron con él, ya saben la clase de personaje que fue. ayer miércoles le hicimos un peque;ito homenaje en el mismo cementerio (está en una fosa comú, sin nombre ni una carajo) un grupo de socios y músicos que nos acercamos hasta allá. espero descanse en paz y haga fotos por allá arriba o allá abajo.
abrazos

humberto manduley

El Plátano. Luisito El Plátano.

Cuando yo era muy fiñe, El Plátano (mote que hacía justicia a su físico, sospecho) trabajaba en el supermercado donde compraba el barrio.

Para alguna gente era un tonto, para otros se hacía el tonto, para algunoos era un sangrón y para unos cuantos era ocurrente y chistoso.

Pintoresco, eso sí.

En aquella época llevar la melena que se gastaba El Plátano era algo estridente, y no dudo que jugara la carta de bobo para pasar por debajo del radar.

Por supuesto, estas eran mis especulaciones de fiñe ajeno a casi todo y que procesaba lo que hablaban los mayores.

Se fue de la bodega y no supe más de él.


Pasaron los años y Luis se aparece por el Saúl Delgado convertido en un personaje. Un pasticho de fotógrafo, reliquia de la resistencia hippie, icono underground, leyenda urbana, color local, símbolo inalcanzable de la bohemia en su estado puro y un toque cool a una Habana que no sabía muy bien qué hacer con sus seudoexistencialistas de sábados y parques.

Wow.

Hasta Carlos Varela le había hecho su canción.

Casi siempre andaba sucio y no creo que por desición propia, pero mucha gente le tiró su cabo en los últimos años.

En la sede de la SGAE le montaron una exposición con sus fotos, le regalaron una cámara, y muchos músicos y faranduleros lo ayudaron de corazón.


Y es del carajo, porque para mí él seguía siendo Luisito El Plátano con el que yo jodía en el supermercado, y yo para él era "el piojo", como nos decían a mis hermanos y a mí.

Y se murió solo.








Keep things as they are. Vote for the Sado-Masochistic Party.

-Unknown

6 comentarios:

Ernesto Menéndez-Conde dijo...

Mira para eso. No tenia especial amistad con el Platano; pero si coincidimos en muchas ocasiones. Era uno de los frikis mas alucinantes de la Habana. Yo lo conoci a comienzos de los ochenta. Y luego tropece ocasionalmente con el (precisamente cuando merodeaba el Saul). Siempre nos saludabamos, sin en verdad conversar gran cosa. Siento que haya muerto en esas circunstancias (solo y sin que se supiera exactamente cuando).
Y saltando al tema del dibujo, muchas gracias otra vez y no quiero que te sientas presionado. Termine su pincha brother, que hay que jamar. Luego el dibujito para alegrar mi blog. He terminado habladno de esquimales y de pordioseros. La cosa esta mala. Asi que el dibujito tuyo me salvara el pellejo. Gracias, brother.

garrincha dijo...

ernie,
count on the drawing.

btw, lo del hotel para esquimales que se hacen los suecos está buenísimo.

y sí, aunque nunca me pudo entrar bien lo de la beatificación bananera, el tipo era un infeliz y no mereció terminar así.

un abrazo.

Anónimo dijo...

Ah! La historia de esa isla caray...No creo que haya espacio ni tiempo suficientes para poder contarla o escribirla en su totalidad. Cuanta gente inteligente y valiente se ha desperdiciado sin que hayamos podido agruparlos para deshacernos del mal comun que nos afecta.

Triste pero muy cierto.

Mis respetos para El Platano y que al fin descanse en paz. Muchas gracias por haber enfrentado al Monstruo con las pocas armas con que contabas. Otros con mas poder, escogieron posiciones oportunistas y quedaron como cobardes.

El Compadre.

garrincha dijo...

así será, compadre.

Anónimo dijo...

de pinga asere...

A Cuban In London dijo...

Conoci al platano cuando yo cursaba estudios en el Saul a finales delos 80. El estuvo en aquel primer concierto de Carlitos en el 23 y 12 (y por favor no digan mas que fue en el Chaplin, ese fue el SEGUNDO! En el 23 y 12 lo cargaron los "gnomos") tirando fotos como siempre y, como dices garrincha, sentarse a conversar con el era el equivalente de sentarse con Milan Kundera, Sartre y Herman Hesse y darle aguardiente a los tres.

Que descanse en paz nuestro Platano!

Saludos desde Londres.