viernes, 6 de junio de 2008

Disidencia de baja intensidad




A veces no está claro quién tortura a quién.








Y del blog de Lauzán, el papá de Gaspar, el que fue de Hoyo Coloráo a Santiago de Chile, traigo esta joyita.


2 comentarios:

Los Miquis de Miami dijo...

genial lo de la tortura. es verdad. a veces no se sabe. claro que en el lugar del torturado, hay que tenerlos bien puestos. pero no han sido pocos. interesante este diálogo torturador-torturado. a lo mejor te sale una serie por ahí.

garrincha dijo...

la serie medio que está, viene desde hace rato.
a lo mejor sigue.
saludes, miquis.