domingo, 27 de abril de 2008

Maldición instantánea

Eddie Adams, un veterano reportero de guerra, estaba de Viet Nam hasta las narices. Curiosamente, fue su cobertura en Saigón para la AP en 1968 lo que le dio un Pulitzer, con esta imagen brutal que se dio en llamar The Saigon execution.

Saigón era el cuartel general de las tropas del Sur, donde se cocinaría la Ofensiva Tet y la ciudad que, según un juego macabro de palabras "había que destruir para salvarla".

El teniente coronel
Nguyen Ngoc Loan era el jefe de la policía militar de la ciudad, y la verdad es que no le iba muy bien en eso de mantener a raya los sabotajes, los infiltrados y el infierno chiquito de un Saigón-hormiguero acosado por las guerrillas.

La foto en cuestión fue tomada mucho después de un combate. Se venían reportando unos enfrentamientos bastante intensos en las afueras de Saigón, para recuperar una pagoda ocupada por el Viet Cong, y los periodistas se movieron hacia esa zona.

Cuenta Adams que el primero de Febrero de 1968, cerca del mediodía, andaba recorriendo las calles cuando ve a dos policías militares arrastrando a un civil a trompicones.

Que el civil fuera flacucho, atado de manos y protestando, le daba un contraste familiar a la escena.
Adams los siguió, así como el equipo de la NBC que se encontraba allí. Los policías se apartaron del prisionero en cuanto lo pusieron frente a Nguyen Ngoc Loan.

Adams siguió tomando fotos. El jefe de la policía levantó el revolver, pues era muy común agitar el arma en los interrogatorios. Tomando por sorpresa a los reporteros en la escena, disparó el pistoletazo que le dio el Pulitzer a Adams, y que junto
a la niña corriendo quemada por el napalm, se convertiría en la iconografía mediática más fuerte en contra del conflicto en Viet Nam.

La culpabilidad del ejecutado varía con las fuentes. Según los fotógrafos vietnamitas en Saigón, el detenido, Nguyen Van Lem era un traidor porque servía de informante para los dos bandos en guerra. Según el teniente coronel Ngoc, el ejecutado era capitán del Viet Cong y había ultimado a varios oficiales saigoneses y a un par de norteamericanos hacía un par de días. Otros sumaron los familiares de los oficiales a la lista de víctimas de Nguyen Van Lem.

La viuda de Lem confirmó que era del Frente de Liberación Nacional, aunque desconocía su jerarquía. Su esposo había desaparecido cuando la ofensiva y no había sabido más de él. Otros afirmaron que no era muy importante en el Viet Cong y que se había puesto una ropa limpia para escaparse de la ciudad.

Whatever.

Eddie Adams convirtió Nguyen Van Lem en mártir y al teniente coronel Nguyen Ngoc Loan en lo más malo y más oscuro de la guerra.

Sin quererlo, claro está.

La opinión pública norteamericana comenzó a procesar el mensaje de la foto como: "¿Nosotros apoyamos a gente que hace esto?"


El fotógrafo murió en el 2004, víctima de ALS.

Nguyen Ngoc Loan murió en Virginia, donde atendía una pizzería que abrió cuando se terminó la guerra y vino a los Estados Unidos.

Una imagen vale mil palabras, pero a veces hacen falta unas cuantas para explicar una imagen.








Until you walk a mile in another man's moccasins you can't imagine the smell.

-Robert Byrne.

4 comentarios:

Los Miquis de Miami dijo...

y muy buena tu aclaración, que se te agradece.

garrincha dijo...

por nada, amiguetes.

Adriana dijo...

wow! primera vez en mi vida que veo una viñeta donde alguien se llama como yo.

Garrincha dijo...

ya tú ves...
saludes viñetarios.