jueves, 20 de marzo de 2008

Misión cumplida.

Luego de un tiempo de insinuaciones y señales algo confusas, he descubierto de un tirón mis poderes sobrenaturales y mi encomienda en este mundo: ayudar a la Dirección de Tráfico de la Florida.

Cada vez que voy manejando y me cambio de senda porque esta se mueve muy lenta, la fila que abandono empieza automáticamente a destrabarse y a rodar sin problemas.

Aunque esté llena de grúas, ómnibus escolares o camioncitos del León Medical Center. Nada más me salgo, y aquella hilera va que jode. No importa si está cerrada por la Policía o los bomberos.

Y en la que me pongo, se traba, como es de esperar.


La ciudad debería pagarme un estipendio por estimular el fluido de tráfico cada vez que me cambio de senda. Dios me ha dado este raro don de manipular el flujo de vehículos, y si el muy comemierda me ha dado un don que funciona en mi contra, lo menos que puede hacer es interceder con las autoridades y buscarme un estímulo económico.

Digo yo.


Unos caricaturistas daneses dibujaron al profeta Mahoma. Algunos dibujos eran en son de burla, otros en son de crítica, y otros en ningún son, realmente.



Algunos musulmanes se han insultado, claro está. Al profeta no se le puede dibujar, para evitar la idolatría, dicen.

Y ya todos sabemos la alharaca que se ha armado por los dichosos dibujos.
La cosa podía haberse calmado. Al fin y al cabo, en el mundo (islámico o no) hay otros miles de problemas por resolver, y no todos por la violencia.

Pero no. Un atajo de extremistas por conveniencia siguen jodiendo con el asunto de su profeta dibujado. Y claro está, el imbécil de Bin Laden ha soltado sus riflexiones desde una cueva y ha amenazado a todo Occidente una vez más.

No se sabe si es un video nuevo o refrito de uno viejo, el caso es que lo han sacado al aire.

Una religión que intenta regular la idolatría prohibiendo caricaturas, debería tener un libro aparte para controlar la idiotez.

Pero no sé por qué, parece que le estoy pidiendo a una vaca que me dé jugo de naranja.

Miss Corina Tedeschi, entrepreneur.





The price of purity is purists.
-Calvin Tillin.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

camajana Miss Tedeschi. Tendra mi talla de patines?

Anónimo dijo...

Garri, no te desanimes. No estas solo en tu mision del trafico.

Infortunato Liborio del Campo dijo...

Acabas de redescubrir la decimoctava ley de Murphy.

garrincha dijo...

anónimo 4:46 pm:
supongo que sí, a menos que usted tenga la talla de dikembe mutombo.

anónimo 6:50 pm:
no me desanimo, me preocupo.

lib,
long time, socio!
así que murphy.
bueno, se me jodió el bono.
pero reafirmo mi opinión sobre god.
un abrazo.

Los Miquis de Miami dijo...

garri, yo me apunto en esa del tráfico. pensé que era el único que le pasaba lo mismo. podemos hacer una organización, con sus estatutos y todo. a lo mejor hasta nos "asignan" unos recursos.

garrincha dijo...

miquis,
ya hubo un murphy que legalizó la mala suerte.
tamos jodíos.
el gobierno local es parte de la ley de murphy.
pero vale el intento.

Eufrates del Valle dijo...

Sera un don de los cubanos para regular el trafico? Cuando manejo, ni me molesto ya por cambiar de senda. Disfrute mucho este post, garrincha. Saludos.

garrincha dijo...

saludos, euf,
y suerte con la ley de murphy vial.